¿Que es un trípode y su importancia en fotografía?
Diciembre 07, 2018

    ¿Qué es un trípode?

    El trípode es un aparato de tres patas y una parte superior circular o triangular, que permite estabilizar un objeto y evitar su movimiento. Ofrece firmeza a la cámara. La cabeza del trípode para fotografía debe poder moverse en tres ejes para asegurar la inclinación adecuada.

    ¿Por qué un trípode?

    Siempre que utilicemos exposiciones más largas que la inversa de nuestra focal, deberemos echar mano del trípode. La regla de la inversa de la focal nos dice que, para hacer fotos y que no salgan trepidadas, deberemos utilizar una velocidad de obturación superior a 1 partido por la focal usada:

    Velocidad de Obturación = 1 / Distancia Focal del Objetivo

    Eso significa que, si disparamos con un 50mm., y queremos hacerlo a velocidades inferiores a 1/50, necesitaremos trípode o, si disparamos con un 200mm., a menor velocidad que 1/200, también necesitaremos trípode. Esta regla está sujeta al pulso de cada individuo.

    Características de los trípodes

    La rótula: es la pieza superior que aguantará la cámara con ayuda de la zapata de sujeción, y con la que podremos hacerla girar con ayuda del brazo de ajuste.

    La base de montaje: es la construcción que une la base con las patas.

    La columna central: se usa para subir o bajar la cámara, normalmente con la ayuda de la manivela de elevación.

    El mecanismo de bloqueo de pata: es el mecanismo con el que podremos ajustar la medida de cada pata.

    La pata: tres patas que estabilizan el trípode al suelo.

    El pie: los tres pies sirven como base para las patas. Se suelen poder regular para modificar algo menos de un centímetro.

    ¿Es realmente necesario usar un trípode en todas las situaciones?

    No. Sin embargo, sí que hay situaciones en el que nos puede ser de gran ayuda. Al trípode nunca le temblará el pulso y mantendrá la cámara en la posición correcta cuanto tiempo sea necesario.

    Por eso, para que veas lo importante y útil que puede ser usar uno, hoy te muestro varias situaciones en las que contar con esta opción es determinante.

    1.- Condiciones de poca luz

    Estos son momentos en los que la luz escasea, por lo que para que nuestra foto salga correctamente expuesta, tendremos que usar una velocidad de obturación más baja. La consecuencia de una menor velocidad es que si hacemos la foto a mano, seguro que sale movida, pues nuestro pulso se verá implicado en ello. En este caso, usar un trípode reducirá esa vibración a cero y la foto mejorará claramente su definición.

    2.- Crear efectos de movimiento

    Cualquier foto que recoja el movimiento requiere de un trípode para que las zonas estáticas no salgan movidas o trepidadas. Pero en fotos de agua en movimiento ésto es especialmente necesario.

    Tanto en ríos como en el mar, el efecto seda de agua se consigue con exposiciones por lo general cuanto más largas mejor. De hecho, un buen complemento para estas situaciones es un filtro de densidad neutra, precisamente para poder alargar el tiempo de exposición.

    3.- Exposiciones múltiples para fotos HDR

    Ya que éstas fotografías requieren ser dos tomas con idéntico encuadre pero dos exposiciones distintas. La toma de una fotografía a mano, puede fastidiar nuestro HDR, ya que mientras quitamos la cámara de nuestro ojo para reajustar la exposición, perderemos el mismo encuadre que en la fotografía anterior. Aunque existen programas que nos ayudan a superponer las fotografías si éstas no son idénticas, mejor hacerlo bien desde el principio.

    4.-Fotos Panorámicas

    Además de con una cámara de fotos, podemos usar nuestro trípode con una cámara de vídeo o con nuestra réflex que grabe vídeo. Así podremos hacer panorámicas y barrido de vídeo perfectamente horizontales y fluidos. Esto le conferirá un aspecto mucho más profesional a nuestro vídeo.

     


Contactanos